skip to Main Content
Imagenes Para Blog

¡Jugar hace parte de la solución!

Aunque parezca extraño, a través del juego conseguimos que las dificultades se conviertan en oportunidades. Permítenos explicarlo.

Cuando “pensamos” a través de los dedos liberamos energías creativas y formas de “ver” las cosas que de otra manera no tienen igual trascendencia. Propiciamos espacios para posibilitar encuentros, desde una conexión que permite mostrar aquello que quizás no alcanzamos a expresar con palabras.

Las dinámicas con propósito generan ambientes que facilitan la comunicación y la interrelación entre los miembros de los equipos, Cuando jugamos somos mucho más efectivos, porque liberamos nuestro potencial y nos comportamos de forma natural, auténtica. Es ahí cuando las ideas fluyen.

Las personas que se divierten mantienen el cerebro activo, están dispuestas a aprender, incorporan el aprendizaje y lo recuerdan con mayor facilidad.

Los seres humanos tienen la capacidad única de “crear imágenes” o “imaginar” algo. Imaginamos estratégicamente porque nos nutrimos de experiencias relevantes, alimentadas por lo que experimentamos. Surgen entonces tres clases de imaginación: Descriptiva, Creativa y Desafiante.

 

La imaginación descriptiva nos permite ver el mundo de “afuera” tal como es, recrearlo y nombrar lo que sucede, ponerle un nombre, darle un contenido, identificarlo desde lo visual y comportamental. Cuando agregamos estructura a la información, estamos utilizando de manera eficaz lo que percibimos.  Describir tiene tantas texturas y matices como nuestra imaginación lo permita.

 

La imaginación creativa combina o transforma cosas o conceptos. Se centra en las realidades posibles que pueden crear lo que imaginamos. Es importante darle una connotación madura y estructurada que no permita caer en la fantasía. Cuando creamos nos permitimos ver fuera del círculo. Es decir, salir y romper esquemas para construir desde lo que llega a nuestra imaginación.

 

La imaginación desafiante nos estimula a difamar, a contradecir, a negar la imaginación creativa y descriptiva. Casi que nos incita a partir de cero. La imaginación cuestionadora y desafiante puede atrevidamente empezar a construir todo en una hoja en blanco. No teme empezar de nuevo, porque es osada y va más allá de lo cuestionable.

Cuando imaginamos estratégicamente podemos incluir las tres. Es un proceso que surge del inter-juego complejo entre ellas.

Desde una dinámica social, de forma estratégica esta podría dividirse en tres categorías:

La construcción del conocimiento a partir del conocimiento mismo y la experiencia

El significado compartido que emerge del conocimiento

La transformación de la identidad, con la asimilación del nuevo conocimiento

Jean Piaget, el padre de nuestro moderno concepto de inteligencia emocional, introdujo la idea que la inteligencia crece a partir de la interacción de las manos con el mundo. Es por esto que jugar hace parte de lo que hoy concebimos como mundo con deseos de transformar, desde experiencias enriquecedoras que dinamicen los espacios y promuevan movimientos transformadores.

 

Jugar empleando las manos con imaginación descriptiva, creativa y desafiante es retador.

 

¿Te atreves entonces a jugar y a permitir que tus manos expresen lo que no has dicho?

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *